Menú de navegación rápida :

  1. Ir al contenido
  2. Menú Ir a la sección principal de
  3. Ir al buscador
  4. Ir al menú Ayuda
  5. Ir a la lista de atajos de teclado
 
 

Principales secciones del menú :

 

Contenido :

Tipos de Grasas 

 

Tipos de Grasas

Los ácidos que ingerimos se pueden dividir entre saturados, monoinsaturados (tienen un enlace sin saturar) y poliinsaturados (son varios los enlaces sin saturar).

Las grasas saturadas

Son normalmente sólidas a temperatura ambiente y vienen sobre todo de comidas animales, como por ejemplo carne, aves de corral, mantequilla, y leche entera. Los aceites de coco, de palma, y de semilla de palma, también tienen un nivel alto de grasa saturada. Las grasas saturadas son las que aumentan el nivel de colesterol.

Las grasas saturadas se encuentran predominantemente en los productos animales como la carne y productos lácteos y están fuertemente asociadas con los niveles altos de colesterol. Los aceites tropicales como el aceite de palma, el coco y la mantequilla de coco también tienen alto contenido de grasa saturada.

Las grasas poliinsaturadas

Son normalmente líquidas a temperatura ambiente y pueden encontrarse en aceites vegetales. Los aceites de cártamo, girasol, maíz y soya contienen el nivel más alto de grasas poliinsaturadas. Las grasas poliinsaturadas como el aceite de maíz, pueden ayudar a disminuir un nivel alto de colesterol siempre que formen parte de una dieta saludable.

Los ácidos transgrasos son grasas manufacturadas creadas durante un proceso llamado hidrogenación, el cual apunta a estabilizar los aceites poliinsaturados con el fin de evitar que se vuelvan rancios y para mantenerlos sólidos a temperatura ambiente. Estos ácidos pueden ser particularmente peligrosos para el corazón y pueden ofrecer riesgo para el desarrollo de ciertos cánceres. Las grasas hidrogenadas se utilizan en la margarina espesa, comidas rápidas, productos comerciales horneados (donas, bizcochos, galletas), alimentos procesados y fritos.

Los poliinsaturados se dividen, a su vez, en los omega–3 y los omega–6. De entre todos los tipos, podrían considerarse “amables” las grasas poliinsaturadas, que suelen ser líquidos. Las saturadas, por el contrario, tienden a ser sólidas en temperatura ambiente; ejemplo de ello son las mantequillas y la manteca.

Los ácidos grasos Omega-3 son una forma de grasa poliinsaturada que el cuerpo obtiene de los alimentos. Omega-3 y omega-6 son conocidos como ácidos grasos esenciales debido a que son importantes para la buena salud, pero el cuerpo no puede producirlos por sí solo, de tal manera que los debe obtener de los alimentos, tales como pescado de agua fría, incluyendo el atún, el salmón y la caballa. Otros ácidos grasos omega-3 importantes se encuentran en los vegetales de hoja verde, aceite de semillas de linaza y ciertos aceites vegetales. Se ha encontrado que los ácidos grasos omega-3 son benéficos para el corazón y entre sus efectos positivos se pueden mencionar, entre otros: acciones antiinflamatorias y anticoagulantes, disminución de los niveles de colesterol y triglicéridos y la reducción de la presión sanguínea. Estos ácidos grasos también pueden reducir los riesgos y síntomas de otros trastornos, incluyendo diabetes, accidente cerebrovascular, algunos cánceres, artritis reumatoidea, asma, enfermedad intestinal inflamatoria, colitis ulcerativa y deterioro mental.

Las grasas monoinsaturadas

También son líquidas a temperatura ambiente y pueden encontrarse en aceites vegetales, tales como los aceites de canola y oliva. Las grasas monoinsaturadas pueden ayudar a disminuir niveles altos de colesterol en la sangre siempre que formen parte de una dieta en donde se haya reducido la grasa.

 
  1. © 2011-2017 Sanofi. Todos los derechos reservados
  2. |
  3. Aviso legal
  4. |
  5. Referencias
  6. |
  7. Sitio actualizado : 2017-08-21